LA TRANSICIÓN A ISO 9001:2015

La transición a ISO 9001:2015 después de haber estado varios años con la norma ISO 9001:2008, es un reto para toda organización, ya que se debe realizar una revisión a toda la metodología establecida.
Desde el control de documentos (2008), que ahora es control información documentada (2015), hasta los aspectos de medición y desempeño, en los cuales el cambio mas significativo esta en las acciones correctivas, de lo cual desaparece el concepto de acciones preventivas, todo esto es un cambio visible en la transición a ISO 9001:2015.

Un nuevo concepto que se introduce es el de evaluación de riesgos, que si bien antes no era obligatorio, era algo que se tenia como parte lógica de cualquier proceso, sin embargo ahora la norma pide que se contemple la información de riesgos que se pueden tener en los diferentes procesos y conforme se madure el sistema se vayan añadiendo los riesgos posibles que puede sufrir un proceso en caso de algún cambio inesperado.

La normas ISO en su versión 2015, no es tan exigente con la documentación como la fue 2008, sin embargo en los apartados pertinentes se indica en cuales si es obligatorio contar con «información documenta» y/o «evidencia documentada»

CAMBIOS MAS SIGNIFICATIVOS

transición a ISO 9001:2015

 

Cualquier empresa que este en proceso o piense migrar a la versión 2015, le permitirá ampliar el panorama en lo que se refiere al control de su organización, ya que se obliga a tener mas claro el contexto de la organización, las fortalezas y debilidades, así como oportunidades que puede tener en el mercado que se desplaza la organización. También establecer acciones para cada hallazgo de puntos críticos, derivado de los análisis FODA, del contexto de la organización y de la evaluación de riesgos, permitirán entonces contar con diferentes herramientas o contenciones para cualquiera de los casos.

Los cambios que requieran efectuarse al Sistema de Gestión de Calidad, según la norma ISO 9001:2015 deben responder a un método establecido por la organización con la finalidad de poder gestionar tales cambios y así garantizar la integridad del SGC.

Es importante considerar aspectos tales como:

  • Identificación de requisitos, necesidades y oportunidades de cambio: a través de auditorias, verificaciones, validaciones, o medición de la satisfacción del cliente y las partes interesadas es posible identificar no conformidades, oportunidades o riesgos, incumplimientos o ineficacias que indican la necesidad de cambiar la metodología de trabajo, los procedimientos y la información documentada.
  • Solicitudes de cambio: fomentar la participación del personal de la organización en los cambios que se crean oportunos en el Sistema de Gestión de la Calidad.
  • Registro y evaluación de solicitudes de cambio: mantener un registro adecuado de estas actividades, que incluya la información relevante de la solicitud y el proceso de revisión y evaluación efectuados.
  • Liderazgo: definir los recursos humanos a cargo de la gestión de estas solicitudes, por ejemplo mediante la designación de una persona o un comité como responsables.
  • Evaluar la eficiencia conseguida: La situación esperada después de aplicar el cambio tiene que ser el punto de referencia para evaluar si el cambio se produce según el resultado deseado. Las auditorias internas son el medio adecuado para evaluar si es eficiente el cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *