5 ‘S’

Las 5 S se refiere a la creación y mantenimiento de áreas de trabajo más limpias, más organizadas y más seguras, es decir, se trata de imprimirle mayor «calidad de vida» al trabajo.

Las 5 S son como siguen:

CLASIFICACION DE LAS 5 S

• Clasificar, organizar o arreglar apropiadamente: Seiri.

• Ordenar: Seiton.

• Limpieza: Seiso.

• Estandarizar: Seiketsu.

• Disciplina: Shitsuke.

Cuando el entorno de trabajo está desorganizado y sin limpieza se pierde la eficiencia y la moral y la eficiencia en el trabajo se refleja reducida drásticamente. Ante ese panorama el objetivo central de las 5 «S» es lograr el funcionamiento más eficiente y uniforme de las personas en los centros de trabajo.

De tal modo que podemos definir las 5 S de la siguiente manera:

• Clasificar (seiri). Clasificar consiste en retirar del área o estación de trabajo todos aquellos elementos que no son necesarios para realizar la labor, ya sea en áreas de producción o en áreas administrativas.

• Ordenar (seiton). Consiste en organizar los elementos que han sido clasificados como necesarios de modo que se puedan encontrar con facilidad.

• Limpieza (seiso). Limpieza significa, además de la actividad de limpiar las áreas de trabajo y los equipos, el diseño de aplicaciones que permitan evitar o al menos disminuir la suciedad y hacer más seguros los ambientes de trabajo.

• Estandarizar (seiketsu). El estandarizar pretende mantener el estado de limpieza y organización alcanzado con la aplicación de las primeras 3 S.

• Disciplina (shitsuke). La disciplina es el canal entre las 5 S y el mejoramiento continuo. Implica control periódico, visitas sorpresa, autocontrol de los empleados, respeto por sí mismo y por los demás y mejor calidad de vida laboral, además del cumplimiento de las normas y estándares establecidos para conservar el sitio de trabajo en óptimas condiciones.

CONCLUSIÓN

Podemos decir en conclusión que el modelo 5 S ha sido desarrollado principalmente para su implementación en el campo. Es decir su concepción se basa en el ordenamiento sistemático del sitio de trabajo, lo que trae como consecuencia el aumento de la productividad mediante el orden. Sin embargo, el uso de 5 S, en las actividades cotidianas realizadas por el staff en una compañía es una consecuencia lógica, esto con ciertas limitaciones.

En la construcción como una actividad multidisciplinaria, el uso de las 5 S es especialmente idóneo. ¿Es que acaso no es fundamental tener una disciplina que permita un ambiente de trabajo limpio y ordenado? La respuesta obviamente es sí.

En Europa y más específicamente en las ciudades europeas, la construcción se desarrolla en muchos casos en espacios reducidos, y por igual en lugares públicos y privados, y en ocasiones por esas mismas limitaciones físicas, merman y perjudican la movilidad del ciudadano común.

Es entonces, cuando la idea de racionalizar el uso de cada centímetro cuadrado destinado a un proyecto, tiene sentido para la coexistencia del mismo con la ciudad. Además el uso del 5 S tiene entre otras consecuencias, la disminución de las probabilidades de accidentes ocasionados por el ambiente de trabajo.

Pues entre más ordenada y limpia se encuentre una obra, menores son las posibilidades de sufrir un accidente, esto es de especial interés en la industria de la construcción, pues por su naturaleza requiere una movilidad tremenda por parte del personal de campo para realizar sus labores diarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *